El momento en que tres policías mataron a tiros a un hombre en Villa Crespo

El episodio fue registrado el martes pasado por las cámaras de seguridad de un edificio sobre la calle Malabia al 900.

La justicia continúa con la investigación por la muerte de Claudio Hernán Romano, de 39 años, que fue asesinado a balazos por tres policías en Villa Crespo el martes pasado. Todavía no está claro si se trató de un acto de legítima defensa o de exceso de fuerza.

El oficial primero Ramón Pérez -que sufrió una lesión en la mano-, la inspectora Beatriz Manzanelli y la oficial Daniela López quedaron detenidos tras el episodio y el jueves de esta semana declararon en el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional 49.

La jueza Ángeles Gómez Maiorano y el fiscal Marcelo Retes le tomaron declaración indagatoria a los oficiales de la comisaría vecinal 15 B tras revisar los videos de las cámaras de seguridad de los edificios de Malabia al 900, donde ocurrió el episodio.

En una de las grabaciones se puede ver la secuencia en la que Romano sería la figura que queda en el suelo, supuestamente tras recibir un disparo de Pérez, a quien habría querido atacar con un cuchillo, de acuerdo al relato de fuentes policiales.

Los oficiales aseguraron en su primera versión que Romano, que trabajaba como remisero y chofer de ambulancia para una ART, se le acercó a Pérez y quiso herirlo con un cuchillo de hoja curva.

El policía le disparó con su arma reglamentaria, el hombre cayó al suelo y luego intentó volver a atacarlo, por lo que los compañeros de Pérez le dispararon varias veces más.

Pero Lucía, la mujer de Romano, advirtió el miércoles pasado que existía una grabación del episodio en el que se ve a su marido “lleno de sangre” cuando baja de su auto, y luego el momento en que le disparan.

Tras el episodio se comprobó que Romano tenía una de sus muñecas cortadas y dos puntazos en el abdomen.

“La acompañante le termina de tirar, él trata de cruzar la calle y lo rematan en el piso”, aseguró la mujer al canal Crónica TV. Según ella, los testigos “escucharon seis disparos y aparentemente cinco fueron a él”.

Lucía Romano anticipó que los investigadores “sospechan que fue el desenlace de algo que pasó antes”, y aclaró que nunca vio el cuchillo en poder de su marido.

Comentários no Facebook