La esperanza se movilizó por OIL

Alrededor de 100 personas marcharon por las calles de San Lorenzo

La paralización de la vieja Refinería le duele a muchos, a los actuales trabajadores que ven la falta de respuestas, pero también a todos aquellos que de alguna u otra manera  fueron parte  de ese corazón de combustible, muchos que ya en edad avanzada recuerdan su privatización y el momento en el cual se quedaron sin trabajo.

La marcha de la esperanza como una trabajador más la denominó y se la cargo al hombro, “tiene la intención de humanizar el conflicto”, explico Edgardo Dossena , quien habló junto a su familia, representando a todos los trabajadores, “ queremos que se vean las caras de las mujeres, de nuestros hijos”. Este empleado tiene trayectoria en la empresa, vivió en primera persona  el pase a manos privadas y las diferentes derivaciones que sufrió después la planta.

“La imagen de refinería no es una chimenea largando humo, detrás de eso hay personas estamos nosotros, nuestras familias “enfatizó Dossena .

Ya en la esquina de los bancos y acompañados por el intendente Leonardo Raimundo, se unieron en fuerte aplauso, “para que nos escuchen que se sienta fuerte, que se sienta latir el corazón de la refinería San Lorenzo “.

Miércoles día clave

Días atrás, se paralizò la planta por falta de materia prima, en un conflicto al cual no le falta ninguna arista, en él se mezclan la política, lo judicial y lo económico.

Según sus propietarios, este miércoles se firmara un acuerdo mediante el cual, en las instalaciones se podrá descargar y almacenar combustible para luego ser distribuido  a las estaciones de servicio, aunque  es necesaria la autorización de la Justicia para poder llevarlo a cabo.

 

 

 

Comentários no Facebook