La gran “pegada” de las juveniles del vóley

La Selección U18 dio a la Argentina un título sudamericano y el pasaporte al Mundial del 2019. La “Lobita” ensenadense, Julieta Sandez, los secretos del grupo humano que realiza una intensa tarea de selección a nivel federal

Solo tres veces en la historia de los sudamericanos de voley en las categorías menores (sea del masculino o de la rama femenina) dieron grandes pergaminos al país. Dentro de ese triunvirato de alegrías, dos veces estuvo la joven Julieta Sandez, jugadora de Gimnasia, jugando como opuesta. Dedicada casi full time como voleibolista, sigue llenando su alma de historias junto al cuerpo técnico de FEBA, que la tiene siempre presente desde hace más de dos años, en el armado de los Seccionados en un trabajo por demás convincente y con resultados a la vista. En 2017 se subieron a la cima del U16 en Paraguay y este fin de semana trajeron el primer puesto del U18 de Colombia.

De su domicilio de Ensenada se hiz un tiempo en familia y llegó hasta para reconstruir el paso a paso de una campaña que las llevó en el mundial.

Nacida el 19 de noviembre de 2002, con su altura de un metro 88 centímetros, recordó que con “a los 7 años me llevaron a practicar a Gimnasia y Alicia Casamiquela me invitó a sumarme al otro año porque este deporte comienza a los 8”. Sus padres recuerdan que llegaron en esos días “por recomendación del pediatra”.

Colombia: fruto del trabajo

El Cenard fue base de concentración previa durante 7 días, con amistoso con Las Panteras (selección mayor B). Y justamente 7 días siempre fue el tiempo para cada gira que hacían con el seleccionado juvenil, ¡una vez por mes, y yendo a distintos puntos del país! Con semejante preparación, se entienden las conquistas de July y su grupo.

El desafío reciente fue en Valledupar, ciudad conocida por “la capital de la música vallenato” y “por un río con una leyenda en la que dicen que encontraron a una sirena”, describió.

“Fuimos nacidas en 2002 y 2003, un plantel muy unido. La competencia fue Under 18 y pudimos llegar al Mundial que todavía no se sabe si se hará en México o China. Si se hace cerca, capaz que mis papás puedan ir, pero yo quisiera ir a la China”, tiró con frescura la muchacha de Gimnasia.

“Bolivia y Uruguay fueron los dos primeros partidos y los más accesibles. Les ganamos 3-0. Luego nos tocó Perú, con quien había pica y pudimos pasar, 3-2. Finalizó la fase de grupos y en la semifinal tuvimos a Colombia, el local, y en la final otra vez con Perú que venía de cruzarse con Brasil”, relató Julieta Sandez.

“El año pasado ya habíamos sido campeonas en Paraguay (U16), pero este torneo lo superó en todo, además daba la clasificación a un mundial y había que liberarse de esa tensión. Logramos hacerlo ya en semi, en un poli con 5 mil colombianos en contra”.

Dejanos tu comentario