Por la caída en ventas, las automotrices empiezan con las suspensiones y retiros

Renault ya suspendió a 1.500 empleados de su planta de Córdoba; una situación similar ocurriría con Iveco y Fiat. “La situación es complicada”, reconoció un funcionario.

La crisis económica continúa golpeando fuertemente a las empresas automotrices, no solamente por la abrupta caída en las ventas sino también por la baja en las exportaciones de vehículos. Por eso, las principales compañías ya comenzaron a delinear un plan para implementar retiros voluntarios, jubilaciones anticipadas y suspensiones.

“La planta de Renault (en la localidad de Santa Isabel, Córdoba) está cerrada, suspendiendo a 1.500 empleados”, recordó un directivo del sector. Respecto a Fiat, como el 70% de las autopartes es importada, la producción sigue en picada.

Uno de los casos más preocupantes es el de Iveco, la única fabricante de camiones en Argentina, tenía previsto para 2018 armar 4.500 camiones, pero sólo hará, como mucho, 3.800. Estas unidades tienen 45 por ciento de componentes nacionales. Por eso, lo que más preocupa a sus cerca de 50 proveedores es que comenzó el año fabricando 440 camiones mensuales, bajó a 320 en mayo y ahora prevé para la segunda mitad del año reducir el ritmo a 200 unidades mensuales, con la posibilidad de no tener actividad durante diciembre.

“La situación es complicada y se espera un segundo semestre más complicado todavía. Esperemos que se reactive el mercado interno y que haya más pedidos de Brasil, aunque la situación en Brasil no es la mejor”, reconoció un funcionario del Gobierno.

Dejanos tu comentario